Las tres iniciativas que están ayudando a los hoteles a ser más ecológicos


El cambio climático está presentando desafíos que nos afectan a todos al tratar de tomar decisiones mejores y más activas en favor del planeta.  Cambiar los hábitos adquiridos a lo largo de una vida no es una tarea fácil y con frecuencia es difícil saber por dónde empezar. 

Sin embargo, todos tenemos que empezar en alguna parte, y para aquellos en la industria hotelera hay muchas oportunidades de actuar como líderes en el movimiento verde que se desarrolla a nivel mundial. Es probable que hayas escuchado el refrán que dice que “uno no puede hacer todo, pero todos pueden hacer algo”.  Como hotelero es importante centrarse en ese “algo” que puedes hacer para reducir tu impacto en el medio ambiente. Puede que no parezca mucho, pero juntos podemos lograr un cambio real.

Operar un hotel puede implicar mucho desperdicio en diversas áreas, siendo los principales culpables la comida, el agua y la energía.  Echemos un vistazo más de cerca a los problemas y a algunas posibles soluciones.

Energía

A ningún propietario le sorprenderá saber que mucho dinero es desperdiciado en forma de energía perdida. No obstante, lo primero que hay que hacer es averiguar por qué, dónde y cómo se está perdiendo esta energía para empezar a abordar el problema.  Hay algunas maneras en las que puedes abordar este tema, ya sea

  • designando a un gestor de energía para identificar las áreas potenciales de mejora 
  • involucrando al personal para identificar áreas problemáticas y teniendo sesiones regulares de lluvia de ideas y retroalimentación.  
  • creando conciencia y asistencia de los huéspedes. 

Estos “primeros pasos” son posibles incluso para las empresas más pequeñas, ya que son baratos y relativamente fáciles de poner en marcha. Lo que harán es ofrecerte una visión general de tu situación particular y, dependiendo de tu presupuesto y de las circunstancias, puedes elegir con qué mejoras empezar. 

Algunos cambios pueden incluir adaptaciones sencillas como

  • la sustitución de las bombillas por bombillas de bajo consumo. 
  • El uso de enchufes de conservación automáticos que apagan la electricidad cuando un dispositivo no está en uso o una habitación está desocupada.
  • La adopción de la tecnología de paneles solares para reducir el consumo de energía.
  • Utiliza un sistema de gestión de edificios para regular la calefacción. 

“uno no puede hacer todo, pero todos pueden hacer algo”

Agua

Un inodoro con fugas puede perder hasta 750 litros de agua por día y dos grifos pueden dispensar hasta 30 litros de agua por minuto cuando están completamente abiertos. Esto nos da una idea del gran volumen de agua que se puede perder cuando no se monitorea.

Las personas tienden a ducharse durante más tiempo cuando se alojan en los hoteles, manteniendo el agua corriendo cuando enjabonan o se cepillan los dientes. Como quieres que la estancia de tus huéspedes sea placentera, la clave aquí es encontrar una solución que tu huésped ni siquiera notará.

Por ejemplo, podrías emplear el uso de limitadores de flujo para la ducha. Se pueden encontrar en muchos “tamaños” diferentes, lo que significa que puedes restringir mucho o sólo un poco de agua. Recuerda: un poco puede llegar muy lejos si se usa en cada ducha.

Otra forma muy económica de ahorrar agua es dejar una nota junto al lavabo que le recordará a tus huéspedes que tengan cuidado con el agua que tenemos y que no la desperdicien mientras les agradecen por su cooperación.

Y mientras que estamos hablando de los cambios que puedes hacer en el baño, he aquí otra idea para ti: ¡productos ecológicos!

Los productos ecológicos naturales no contienen químicos peligrosos que se encuentran en las alternativas dañinas. Intenta cambiar el champú, el acondicionador, el jabón y la pasta de dientes por otros más ecológicos y disfruta de todos los buenos comentarios que te garantizamos obtendrás de tus huéspedes. Otro paso adelante sería cambiar las botellas en miniatura de artículos de tocador por dispensadores recargables montados en la pared. No sólo es mucho más rentable, sino que además es mucho más amigable con el medio ambiente.

Comida

El 40% es la cifra que muchas agencias dan como el porcentaje de alimentos desperdiciados en la industria hotelera. Entonces, ¿cómo puedes reducir el desperdicio de alimentos y volverte más ecológico mientras aumentas tus ganancias? Bueno, ¿por qué no comenzar probando estas sugerencias?

  • Haz una auditoría. Trabaja con el personal para determinar qué alimentos se desechan con mayor frecuencia y reduce la cantidad solicitada.
  • Reutiliza el exceso de comida. Por ejemplo, incorpora las sobras del almuerzo en el menú de la cena. Ofrece a tus invitados bolsas para llevar. Dona las sobras a organizaciones benéficas y ahorra en los costos de retirar alimentos de las instalaciones. En muchas áreas, estas organizaciones organizan servicios de recolección.
  • Muchos hoteles están utilizando sus propiedades para producir su propia comida. No es una opción para todos, pero si el espacio y las circunstancias lo permiten, no sólo ahorrarás en costos, sino que atraerás al tipo de huéspedes que buscan la mejor experiencia tanto desde una perspectiva ambiental como de salud: ¡alimentos orgánicos! 

Estos cambios no sucederán de la noche a la mañana, pero si comienzas hoy, no pasará mucho tiempo antes de que los beneficios comiencen a mostrarse. Sin duda, ahorrarás costos al incorporar algunas de estas medidas, pero también tendrás la satisfacción adicional de saber que estás ayudando a nuestro planeta, y ¿qué puede ser más importante que eso?